Türkçe | Français | English | Castellano

Tras mi deten­ción el mes de julio de 2016, pasé exac­ta­mente 141 días a espera de juicio en la prisión de Mardin. En agos­to de ese mis­mo año, tras un reg­istro, dec­re­taron el cierre del per­iódi­co kur­do Özgür Gün­dem, muy apre­ci­a­do por todxs nosotrxs.

El per­iódi­co sol­venta­ba la cen­sura y la repre­sión y sobre­vivía como podía. Fue respal­da­do públi­ca­mente por autores tales como Asli Erdo­gan. No se pudo hac­er nada. El rég­i­men ordenó su cierre y el arresto de var­ios colab­o­radores, ven­drían después varias con­de­nas por “pro­pa­gan­da”.

La noti­cia llegó has­ta la prisión de Mardin. Nos hizo enfure­cer. Y así surgió ““Özgür Gün­dem – Prisión”, con el sigu­iente propósi­to: “Ya que lxs peri­odis­tas están en la cár­cel, hag­amos per­iódi­cos en la cár­cel”.

No era la primera vez que se hacía un diario den­tro de una prisión, entre 1980 y 2000, años de fuerte repre­sión, se crearon muchos rotativos.

Resul­ta que allá en Mardin, me per­mitían ten­er mate­r­i­al de dibu­jo, inclu­sive grandes lámi­nas de papel Kraft. En los años pos­te­ri­ores no fue así.

Con la ayu­da de varias code­tenidas, com­par­tien­do lápices, ideas y tal­en­to, sacamos ade­lante el primer número, real­iza­do exclu­si­va­mente a mano. Aten­ción, no fue una sola pági­na, nue­stro primer ejem­plar con­sta­ba de ocho pági­nas, lo que nos hacía sen­tirnos muy orgullosas.

La sen­sación de haber tra­ba­ja­do jun­tas, de haber esquiv­a­do una inter­dic­ción, nos liberó en cier­to modo y sobre todo nos lev­an­tó la moral. Una escribió relatos, otras redac­taron artícu­los de reflex­ión, poe­mas, rec­etas de coci­na, con­se­jos… Cada quien según sus capaci­dades. En lo que a mí se refiere ilus­tré el diario. Luego lle­garía un segun­do número.

Estos per­iódi­cos se exhiben aho­ra en difer­entes país­es, como piezas úni­cas, ilus­tran­do la resisten­cia en las pri­siones turcas.

opzgur gundem nudem durak zehra dogan

Pero si os cuen­to todo esto no es para hablaros de mí.

Entre aque­l­las reclusas de Mardin figu­ra una mujer que par­ticipó en la elab­o­ración de aquel diario, que fue como una bofe­ta­da a la admin­is­tración pen­i­ten­cia­ria. En la actu­al­i­dad se encuen­tra encar­ce­la­da en la prisión de Bay­burt y me con­s­ta que des­de Fran­cia se están mov­i­lizan­do por ella.

Su nom­bre es Nûdem Durak. Es artista, la con­denaron por can­tar en kur­do y por enseñar a can­tar. A mí tam­bién me con­denaron… por dibujar.

En el ejem­plar de Özgür Gün­dem – Prisión escribí un artícu­lo rela­tan­do su historia.

Nûdem Durak fue con­de­na­da a diez años y medio de cár­cel en abril de 2015. La policía proclamó en aquel entonces que la llev­a­ban bus­can­do des­de 2014. En 2016, sin pre­vio juicio, deci­dieron ampli­ar su con­de­na a 19 años.

Medi­ante este humilde tes­ti­mo­nio, aunque pue­da pare­cer vano a algunos, deseo trans­mi­tir mi abso­lu­to respal­do a Nûdem y me sumo a las voces que recla­man su lib­eración y la de todxs lxs pri­sion­erxs políticxs de Turquía. Pero, creedme cuan­do os digo que cuan­do se está entre rejas es vital no sen­tirse olvi­da­do, recibir apoyo, car­tas, saber que en el exte­ri­or otros pien­san en ti.

Pussy Riot Nadedja Tolokonnikova Nudem Durak

Evi­den­te­mente la admin­is­tración aprovecha este momen­to de coro­n­avirus para ais­lar aún más a lxs pri­sion­erxs y les retiene la cor­re­spon­den­cia. Así que con­ser­vad su direc­ción, pero esper­ad a que lleguen días mejores antes de enviar­le la car­ta. En vue­stro con­fi­namien­to, tenéis tiem­po para escribir.

Me con­s­ta que no se tra­ta de la primera cam­paña de sol­i­dari­dad con Nûdem.

Por ejem­p­lo, la Pussy Riot Nad­ed­ja Tolokon­niko­va, que pasó dos años en un cam­po de tra­ba­jos forza­dos por can­tar una can­ción, le mostró su respal­do y var­ios músi­cos entonaron una can­ción en hom­e­na­je a Nûdem.

Era impor­tante que se lan­zase una nue­va cam­paña en estos momen­tos ya que a cuen­ta del Covid 19 se debatía en Turquía la posi­bil­i­dad de dejar en lib­er­tad a prisionerxs.

Aunque al final deci­dieron no lib­er­ar a ningún pre­so políti­co, pero sí a mafiosos y vio­ladores, no hay que desan­i­marse, menos aún en este peri­o­do de aislamiento.

Gra­cias a todxs.


Puedes apo­yar a Nûdem Durak

Petición Free Nûdem Durak  • Facebook Free Nûdem Durak • Twitter @NudemDurak • Youtube Free Nûdem Durak • Puedes escribir a Nûdem y a sus compañerxs a la cárcel: Nudem Durak M Tipi Kapalı Cezaevi Bayburt TURCHIA

 

Este es el tex­to que escribí sobre Nûdem en Özgür Gün­dem – Prisión:

El premio por cantar en kurdo; 19 años de cárcel

2016 — Cárcel de Mardin, Zehra Doğan, Özgür Gündem – Prisión

A con­se­cuen­cia de las opera­ciones geno­ci­das que el gob­ier­no del AKP está lle­van­do a cabo con­tra las pobla­ciones kur­das, se con­tabi­lizan en la actu­al­i­dad 9000 pri­sioneros políti­cos: peri­odis­tas académi­cos, per­son­al san­i­tario, ancianos, niños; hay per­sonas de todos los estratos sociales encer­radas en las pri­siones. Entre las numerosxs víc­ti­mas figu­ra la joven can­tante del grupo Koma Sorxwin, Nûdem Durak.

Nûdem está aho­ra en prisión; se ded­i­ca a la músi­ca y expre­sa en sus melodías el sufrim­ien­to y las per­se­cu­ciones que sufre el pueblo kur­do. Fue arresta­da por can­tar en un esce­nario, en kur­do. Nûdem, que lle­va casi dos años encar­ce­la­da, tuvo dos juicios y fue con­de­na­da a 19 años de prisión.

Realizó su sueño

Nûdem, naci­da en una famil­ia de deng­bêj* [bar­dos], cre­ció en Dêngül, dis­tri­to de Şırnex (Şır­nak en lengua kur­da). En su famil­ia, todos los miem­bros se ded­i­can a la músi­ca. Su interés por la músi­ca comen­zó a una edad tem­prana y se con­vir­tió en una ver­dadera pasión con el paso del tiem­po. Sien­do niña tuvo su primera expe­ri­en­cia artís­ti­ca tocan­do un instru­men­to que había fab­ri­ca­do, unien­do una manil­la de madera a una caja de hal­va y equipán­do­lo con una cuer­da. La infan­cia de Nûdem tran­scur­rió anhelando pis­ar un esce­nario. Cumplió su sueño al actu­ar con su padre en un concier­to en Amed (Diyarbakır en kurdo).

Compró una guitarra vendiendo la alianza de su madre

En 2009, comen­zó a tra­ba­jar en el cen­tro cul­tur­al Mem û Zin. El sueño de Nûdem era ten­er una gui­tar­ra de ver­dad. Tenien­do en cuen­ta que viene de una famil­ia muy mod­es­ta, vendió la alian­za de que le dio su madre y … com­pró una gui­tar­ra. Sigu­ió ade­lante con su sueño, evolu­cionó en la músi­ca y ráp­i­da­mente creó una formación.

Sus aspiraciones artísticas bajo arresto

El primer grupo que fundó se dis­per­só. Pero Nûdem sigu­ió dan­do concier­tos en ini­cia­ti­vas como la del 8 de mar­zo, con un nue­vo grupo lla­ma­do Koma Sorxwin. La opre­sión y las ame­nazas fueron en aumen­to. Se abrieron numerosas causas con­tra ella por haber can­ta­do y habla­do en kur­do. Nûdem estu­vo en prisión pre­ven­ti­va varias veces y fue deteni­da en tres oca­siones. En total per­maneció en prisión durante año y medio. Fue pues­ta en lib­er­tad [bajo con­trol judi­cial] mien­tras con­tinu­a­ban los juicios. Las sen­ten­cias por las causas abier­tas por “perte­nen­cia a orga­ni­zación ter­ror­ista” fueron con­fir­madas por el Tri­bunal Supre­mo. Fue con­de­na­da a 10 y 9 años de prisión, 19 años en total.

El precio por cantar en kurdo: 19 años de prisión

Nûdem, que sin embar­go sigue can­tan­do, aunque no en un esce­nario, acom­paña­da de un saz que ha encon­tra­do en su cau­tive­rio, dice que su pasión por la músi­ca es un man­an­tial sin fin. “Aunque estos muros me lim­iten, siem­pre con­tin­uaré con mi tarea”, dice y añade: “Me detu­vieron úni­ca­mente porque esta­ba can­tan­do en kur­do. Fui juz­ga­da injus­ta­mente. El pre­cio por can­tar en kur­do fue, para mí, 19 años. Todos los temas [stran en kur­do] que can­té hablan de Paz. Y seguiré hacién­do­lo. Este pueblo nece­si­ta de ver­dad paz y serenidad”.

*) Dengbêj: En kurdo “deng” significa “sonido” y “bêj” alude al verbo “decir”. Así, el dengbêj se refiere al que dice las palabras de forma armoniosa, el que da vida a los sonidos. Tradicionalmente, el dengbêj vive desplazándose de un pueblo a otro, es un vehículo inestimable para la literatura oral kurda. Relata poemas épicos, historias, “kılam” (palabras, prosa, poema…) y canta “stran” (canción). La mayoría de los dengbêj solo emplean la voz, algunos la acompañan con el sonido de instrumentos como el ” erbane ” (daf) o el ” bılur ” (una especie de kawala o flauta). El dengbêj abarca una gran variedad de temas, desde el heroísmo a la injusticia, desde la belleza de la primavera a la felicidad, el amor y el placer, pero también habla de sufrimiento.


Traducido por Maite
Por respeto hacia la labor de las autoras y traductoras, puedes utilizar y compartir los artículos y las traducciones de Kedistan citando la fuente y añadiendo el enlace. Gracias.
Zehra Doğan on FacebookZehra Doğan on Twitter
Zehra Doğan
Auteure, mem­bre d’hon­neur de Kedistan
Jour­nal­iste, artiste. Jour­nal­ist, artist. Gazete­ci, sanatçı.