Mis palabras no tienen probablemente ningún valor pero no puedo quedarme callada ante esta nueva guerra contra la población kurda, teóricamente “en defensa de las fronteras nacionales”, desencadenada por los secuaces del Reis junto con las momias del kemalismo.

Se dice incluso que nos arriesgamos a terminar con los huesos en la cárcel a la más mínima protesta por las masacres de Afrín.

Nuestro primer ministro ha llegado incluso a advertir a sus lerdos para que publiquen exclusivamente noticias filtradas y oficialmente autorizadas. Diría incluso que algunos periodistas extranjeros han seguido el consejo.
Pero también me ha llegado la noticia de un texto de tinte más personal que cerca de dos centenares de intelectuales, artistas e incluso políticos se han arriesgado a publicar ayer.

“Parad la guerra” proclaman. E incluso “enviad allí a vuestros hijos si sois tan entusiastas”. En Francia teníais un poeta, que si mal no recuerdo decía lo mismo hace mucho tiempo, “menuda estupidez la guerra”. Palabras tan poco ofensivas a mi parecer. Pero estaría ya en la cárcel vuestro Prévert… Solamente 170 personas se han atrevido a poner su firma. Probablemente recuerden a los universitarios que decían más o menos lo mismo hace un año y ahora lo repiten desde la cárcel, el extranjero o mientras buscan trabajo desesperadamente.

¡Ah! Está claro que en la actualidad es más sencillo para un opositor gritar “viva la defensa de las fronteras de la nación” bajo la protección del sombrero de Kemal que decir “no a la guerra”.

Pero resulta que la dulce palomita ataca su sexto día de operaciones y los cadáveres de niños sujetando ramas de olivos se dispersan bajo las bombas turcas… ¿fabricadas dónde por cierto? Y tonta de mí, creía que un avión turco necesitaba una autorización para despegar de un aeropuerto de la OTAN y que Putin le otorgase la suya para sobrevolar Siria. Pero es cierto, ya quedó atrás Daech… Las alianzas han cambiado. ¡Me estoy haciendo vieja!
He leído en alguna parte que esta guerra se lleva a cabo tanto del exterior como del interior.

En lo que se refiere a Afrín, se han planteado las interrogantes “hasta dónde”, “cuántos muertos”, “hasta cuándo” con el objetivo de eliminar un eslabón de la futura mesa de negociaciones sobre Oriente Medio. Solo aceptarán a un gentil kurdo muerto. Los límites dependerán de la resistencia, del apoyo tácito o activo a nuestro Reis y del silencio internacional. Sotchi, ¿os suena de algo? No, no se trata de un juego.

Desde el interior sabemos que el régimen necesita esta guerra para abordar las futuras recomposiciones electorales que otorguen al Presidente la gran victoria. La escoria llama a la muerte.

Me imagino que os interesan algunos párrafos del mail enviado a los diputados…

“Sabemos por experiencia que nuestra seguridad está salvaguardada por millones de dólares en armas, negociaciones y colaboraciones bilaterales, sin tener que sacrificar la vida de los jóvenes y de una guerra que va a dejar decenas de miles de familias sin techo…Los ciudadanos kurdos no representan una amenaza a la paz y a la seguridad.”

Ahora estáis mínimamente informados sobre el pensamiento de los “terroristas” que forman un complot a espaldas de la nación y según nuestros ministros colaboran con el enemigo. 170 miembros firmantes de una campaña contra las ramas del olivo, “una campaña de desinformación contra la nación que defiende sus fronteras”

Los asesinos de bebés han cambiado de bando.

Durante décadas estuvo de moda en la prensa acusar a la “organización” de asesinar niños. El progreso hacia la Turquía de 2023 conlleva que ahora los matamos con aviones modernos, dentro de la normalidad, cumpliendo la agenda ordinaria del estado.

El verdadero texto:

Estimados diputados/as del AKP:

Nosotros, los ciudadanos abajo firmantes, teniendo en cuenta su responsabilidad como representantes de la autoridad y el deber, les hacemos un llamamiento en nombre de millones de personas.

Deseamos que en nuestro país reinen la paz y la serenidad pero no la guerra. Estamos convencidos de que el camino adecuado para proteger nuestras fronteras y no padecer el problema de la supervivencia se basa en la mutua amistad y en el fortalecimiento de las buenas relaciones vecinales. Sabemos por experiencia que la seguridad puede instaurarse con negociaciones y cooperaciones bilaterales, que es factible, pero nunca mediante armas que cuestan millones, ni mediante una guerra que se lleva por delante a los jóvenes y que dejará a tantas familias sin hogar.

Sabemos que la operación armada en territorio sirio, en Afrín, que no representa una amenaza para nuestro país, no solo no aportará ni paz ni seguridad, sino que creará más problemas, destrucción y sufrimientos más agudos aún y será una herida profunda para nuestros ciudadanos kurdos/as.

Incluso la presencia militar de fuerzas extranjeras que han transformado Oriente Medio en una guerra por procuración viola el derecho internacional. Pero pretender unirnos a ellos o intentarlo siquiera será decepcionante para nuestro país y solo nos acarreará perdidas sociales, políticas, económicas y humanas, imposibles de solventar durante las próximas décadas.

Con nuestra identidad y responsabilidad ciudadana, ante la población y la historia, nosotros les advertimos a ustedes, las autoridades, y les invitamos a que nos escuchen, que se comporten con sentido común, que paren inmediatamente la guerra y resuelvan el conflicto a través del diálogo.

Con todo nuestro respeto.

Abdullah Demirbaş, Fatma Bostan Ünsal, Nimet Tanrıkulu, Abdülbaki Erdoğmuş, Ferhat Tunç, Nimet Yardımcı, Ahmet Aykaç, Fethiye Çetin, Nur Bekata Mardin, Ahmet Faruk Ünsal, Fidan Eroğlu, Nurcan Baysal, Ahmet İnsel, Fikret Ünlü, Nurhan Keeler, Ahmet Özdemir Aktan, Füsun Ertuğ, Nurten Ertuğrul, Ahmet Tonak, Genco Erkal, Olga Hünler, Akın Birdal, Gençay Gürsoy, Onur Hamzaoğlu, Ali Bilge, Gonca Gül Gedikoğlu, Orhan Alkaya, Ali Haydar Konca, Gönül Saray, Orhan Silier, Ali Uçansu, Gülriz Sururi, Oya Baydar, Arzu Başaran, Gülseren Onanç, Ömer Faruk Gergerlioğlu, Aslıhan Karabacak Calviello, Gülten Kaya, Ömer Laçiner, Aydın Arı, Gürhan Ertür, Ömer Madra, Aydın Selcen, Hacer Ansal, Özgün E. Bulut, Aynur Özuğurlu, Halil Ergün, Özgür Müftüoğlu, Ayşe Erzan, Hasan Cemal, Pınar Kılıçer, Ayşe Hür, Hasip Kaplan, Rakel Dink, Ayşe Nur Doksat, Hıdır Işık, Rıfat Yüzbaşıoğlu, Ayşegül Devecioğlu, Hüda Kaya, Salman Kaya, Ayten Yıldırım, Hürriyet Karadeniz, Savaş Demirci, Bahattin Yücel, Hüsamettin Cindoruk, Sefa Feza Arslan, Baki Tezcan, Hüseyin Ayrılmaz, Sema Kaygusuz, Baskın Oran, Hüsnü Okçuoğlu, Semih Bilgen, Belgin Koç, İhsan Eliaçık, Semih Gümüş, Beyza Üstün, Kıvanç Ersoy, Semra Somersan, Binnaz Toprak, Kumru Toktamış, Serhat Baysan, Burhan Sönmez, Kuvvet Lordoğlu, Servet Demir, Bülent Utku, Lale Mansur, Simten Coşar, Celal Korkut Yıldırım, Lati Akyüz, Suavi, Celalettin Can, Levent Tüzel, Suna Uluçınar Aygün, Cem Mansur, Mebuse Tekay, Süleyman Çelebi, Cem Özatalay, Mehmet Rasgelener, Şahika Yüksel, Cengiz Arın, Mehmet Rauf Sandalcı, Şanar Yurdatapan, Ceren Şengül, Melehat Kutun, Şebnem Korur Fincancı, Cihangir İslam, Melek Taylan, Tahsin Yeşildere, Defne Asal, Meral Camcı, Taner Akçam, Deniz Türkali, Meryem Koray, Tarhan Erdem, Deniz Yonucu, Mete Çetik, Tarık Ziya Ekinci, Dilek Gökçin, Mine Gencel Bek, Tatyos Bebek, Ece Temelkuran, Muammer Keskin, Tebesssüm Yılmaz, Ekrem Baran, Muhammed Salar, Tilbe Saran, Elif Sandal Önal, Murat Belge, Tuna Altınel, Emine Uşaklıgil, Murat Çeyişakar, Tümay İmre, Engin Sustam, Murat Morova, Ufuk Uras, Erdal Kalkan, Mustafa Altıntop, Ümit Kıvanç, Erdoğan Aydın, Mustafa Paçal, Ümit Özgümüş, Erol Katırcıoğlu, Muzaffer Kaya, Viki Çiprut, Ersin Salman, Nadire Mater, Yakın Ertürk, Ertuğrul Günay, Nalan Erbil, Yasemin Bektaş, Ertuğrul Mavioğlu, Nazan Aksoy, Zehra Kabasakal Arat, Ertuğrul Yalçınbayır, Nazar Büyüm, Zelal Ekinci, Esra Arsan, Necmiye Alpay, Zeynep Oral, Esra Mungan, Nesrin Nas, Zeynep Tanbay, Eşref Erdem, Nesteren Davutoğlu, Zişan Kürüm, Fadıl Öztürk, Neşe Erdilek, Ziya Halis, Fadime Gök, Neşe Yaşin, Zülfü Livaneli, Fahrettin Dağlı, Nil Mutluer.

Traducido por Maité 

Afrin • Les rameaux d’olivier sont rouge-sang Cliquez pour lire
Afrin • The olive branches are blood red
Click to read

Traduction par Kedistan. Vous pouvez utiliser, partager les articles et les traductions de Kedistan en précisant la source et en ajoutant un lien afin de respecter le travail des auteur(e)s et traductrices/teurs. Merci.
Kedistan’ın tüm yayınlarını, yazar ve çevirmenlerin emeğine saygı göstererek, kaynak ve link vererek paylaşabilirisiniz. Teşekkürler.
Ji kerema xwere dema hun nivîsên Kedistanê parve dikin, ji bo rêzgirtina maf û keda nivîskar û wergêr, lînk û navê malperê wek çavkanî diyar bikin. Spas.
Translation by Kedistan. You may use and share Kedistan’s articles and translations, specifying the source and adding a link in order to respect the writer(s) and translator(s) work. Thank you.
Por respeto hacia la labor de las autoras y traductoras, puedes utilizar y compartir los artículos y las traducciones de Kedistan citando la fuente y añadiendo el enlace. Gracias.
Mamie Eyan on FacebookMamie Eyan on Twitter
Mamie Eyan
Chroniqueuse
Tendresses, coups de gueule et révolte ! Billets d’humeur…